Community ManagerMKDRedes Sociales

LOS 9 ERRORES MAS COMUNES DE UN COMMUNITY MANAGER

1- Carecer de una planificación semanal

Semanal y diaria por supuesto…y siempre en forma de agenda. Revisar la actualidad de tu sector a primera hora cada día, a continuación publicar contenidos en Twitter, colgar fotos en Instagram martes y jueves, escribir en tu blog de empresa lunes y miércoles, analizar las métricas de alcance orgánico y viral a primera hora de la tarde…

A la hora de decidir qué hacer en cada momento antes de configurar tu agenda puedes valerte de herramientas como Socialbro (en el caso de Twitter) para identificar los momentos de mayor impacto a la hora de publicar contenidos.

2- Hablar solo de mi marca

Aún sigo encontrándome con gente que me dice: “No, yo no tengo Facebook porque no quiero que nadie ande curioseando en mi vida privada”. ¡ERROR! lo creas ó no…tus intimidades no le importan a NADIE; NO eres tan interesante, asúmelo.

Lo mismo ocurre con cualquier marca… ni la marca más inspiradora, ni la más excitante, ni la más divertida, habla única y exclusivamente de sus productos.

Puedes dar consejos prácticos, hablar de las experiencias de tus clientes, de la actualidad en tu mercado ó de las tendencias del sector (Scoop puede ser un buen aliado para esto último). Ni siquiera las marcas más influyentes del mundo (Amazon, Coca-Cola, Verizon, McDonalds, Walmart…) son tan chovinistas y reconozcamos que a partir de 30 millones de seguidores, motivos tendrían para serlo.

3- Falta de mención en las fuentes

Todos tomamos contenidos prestados de otros colegas ó perfiles, licito y además recomendable… pero ¿Que menos que un mínimo reconocimiento mediante una mención? ¡Aunque solo sea de vez en cuando!

Ni que decir tiene, que el plagio directo de otros contenidos es aun más reprochable. Intenta ser original y dar un toque personal a cada publicación.

4- No eliminar los enlaces en Facebook, Google + o Linkedin

Cuando introduces una URL en una publicación, algunas plataformas la absorben automáticamente y crean un link con una miniatura de imagen. Pues aquí está el truco, una vez absorbida la URL, la plataforma te permite eliminarla antes de publicar el contenido, manteniéndose el link ya generado. Dejar esas monstruosas direcciones con los (http://www…) denota falta de profesionalidad, de conocimiento… o simplemente, dejadez.

5- Mala gestión de los #Hastags

Está claro que son una buena herramienta para aumentar la visibilidad de tus contenidos, pero de un tiempo a esta parte he reparado en algunas plataformas de fotos (Instagram, Pinterest) ó en Facebook (desde su aterrizaje hace unos meses) que tendemos a abusar de los #hashtag de manera desmedida. Oro problema en este punto es el de los #hashtag que contengan muchas palabras son dificiles de encontrar.

6- No saber donde están tus clientes

No hablo ya de no escuchar a tus clientes…NO, hablo de no saber siquiera quienes son ó donde se encuentran.

Esto es lo que lleva a muchas marcas a disparar contra todo lo que se mueve. La consecuencia directa de esto es abrir perfiles en toda plataforma social conocida por el ser humano, Facebook, Twitter, Tuenti, Linkedin, Youtube, Instagram, Foursquare… ¿Pero si no tengo tienda física y mis clientes solo compran online? ¡Que más da¡ ¡Si el perfil en Foursquare es gratis!

7- No explorar los contenidos visuales

Sin entrar en cifras, está más que comprobado que las publicaciones con imágenes: 1º Captan de manera más eficiente la atención del usuario y 2º Generan más clics.

Pero cuidado, no vale cualquier foto…deberemos prestar atención a dos cuestiones fundamentales. Por un lado a la calidad y el estilo de estas (el cual deberá estar alineado con tu marca); por otro a los derechos de autor.

Lo primero mandatorio, lo segundo dependerá de lo aprensivos que seamos. Si realmente nos inquieta que nos puedan sacar los colores, legalmente hablando, podemos recurrir a imágenes bajo licencia Creative Commons.

Al margen de lo anterior… debemos tener en cuenta que por ejemplo en el EdgeRank (el algoritmo que decide que se muestra en los muros) de Facebook las publicaciones con imágenes puntúan más alto y harán por tanto que tus publicaciones estén mejor posicionadas.

8- Utlizar una url bulder de seguimiento

Algunas plataformas ofrecen la posibilidad de monitorizar el alcance de tus publicaciones (orgánico y viral), las veces que se comparte cada contenido, etc… Este sería el primer indicador a la hora de evaluar la eficiencia de tu actividad Social Media; pero cuando incluimos links la formula más sencilla de rastrear el tráfico generado es utilizar herramientas de construcción de URLs como Bitly ó la propia de Google la cual te facilitara la integración con Google Analytics si es esta la herramienta que utilizas para monitorizar el tráfico de tu site.

Estas herramientas te ayudaran no solo monitorizar el tráfico generado por tus contenidos sino que además te permitirán personalizar los links dándoles un aspecto propio y con identidad de marca.

9- Ignorar el ROI

La mayoría de los que estamos en esto, nos dedicamos a realizar acciones y generar contenidos con mayor ó menor acierto, ¿Pero medimos alguna vez la rentabilidad de estas acciones?

El ROI ó Social ROI (Revenue On Investment) se calcula con una sencilla formula:

ROI = (INGRESOS – COSTES) / COSTES

Calcular los COSTES ó la inversión en nuestras acciones de Social Media es sencillo, basta con sumar los costes de personal del Community Manager, los costes premium de plataformas, concursos… lo que proceda.

Pero, la parte divertida será la de como cuantificar los INGRESOS, ¿en función de qué? ¿Cómo imputo los ingresos generados por una acción en campañas multicanal que además de elementos Social Media ha utilizado otros canales? Aquí habrá que comenzar ya a hablar de la valoración del alcance orgánico y viral, de visitas, de conversiones o de CTR (Clic Troght Rate)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *